trucos blogger

martes, 18 de septiembre de 2012

FCS, vía a Patagones

FCS, el 01 de enero de 1921 se hace cargo del ramal Bahía Blanca – Patagones.
                                       
Ramal hasta entonces concesión del F.C.B.A.P. con punta de  rieles en Stroeder.
El F.C.S. se hace cargo de la línea a partir del 01 de enero de 1.921.

El primer tren que partió de B.B.S., hasta Stroeder, lo hizo el 03 de enero de 1.921, al tiempo que se aceleraban las obras de construcción del ramal por parte del F.C.S.

La traza original del B.A.P., entre empalme Bordeu y Aguará, quedaba  desafectada ya que el F.C.S. realiza un nuevo empalme a Patagones, en su vía a Neuquén, conocido como Empalme Aguará.

Todavía hoy se pueden ver, nítidamente, los altos terraplenes de la traza anterior que fueron necesarios para salvar, sobre nivel, a través de un puente, la vía del F.C.S. a Neuquén entre  el empalme Bordeu y la estación Aguará.

Dicho puente de acero fue desmantelado pero, se conservan perfectamente los estribos construídos en mampostería de ladrillos.
También se puede observar, en esta primera traza, un puente (cercano a la estación Aguará), construído completamente de ladrillos comunes, formando una bóveda doble para salvar el cauce de un pequeño arroyo (Saladillo de García).

En pocos meses, el F.C.S., llega con la primera locomotora a Patagones que había sido esperada “por espacio de 30 años”.

1.922, construye la vía de Stroeder a Patagones.

Apertura de la línea 20 abril de 1922, longitud 90,452 km.
Hacia mediados de noviembre de 1921 habían quedado terminados los terraplenes, que partían desde la estación Stroeder .

El martes 22  de noviembre, los rieles llegaban hasta el lugar donde se construyó la estación Patagones, y con ellos el primer tren, no oficial, encabezado por una locomotora, la Nº 3096, que fue bautizada La Maragata, por los pobladores.

Entre Stroeder y Patagones se construyeron las estaciones de José E. Casas y Cardenal Cagliero.

La llegada de los rieles, a Patagones, dió lugar, según LNP del jueves 24 de noviembre de 1.921 :
“...a un interesante acto, en el cual participaron numerosas personas de Viedma y Patagones. A las 18 hs. del día indicado una dama clavó el último clavo de vía, dándose con ello terminada la línea. Enseguida se labró el acta conmemorativa, suscribiéndola el ingeniero director de la obras, las autoridades de ambos pueblos (Viedma y Patagones) y numerosas personas”.

La inauguración oficial se realiza en el mes de abril de 1.922. Con anterioridad, el 30 de noviembre de 1.921, Arturo H. Coleman arriba a Patagones, en el primer coche ferroviario que llegaba a ese lugar, donde es  agasajado con una comida en el hotel Siglo XX, debido a su dedicación por la pronta terminación del ramal,  banquete al  que asistieron más de sesenta personas.

Según relata Coleman en principio rehusó el agasajo, alegando que debía celebrarse más adelante:
…“cuando el Directorio declarara oficialmente inaugurada la línea al servicio público, y en honor a las altas autoridades del F.C.S., cuyas disposiciones yo (Coleman) me había limitado a cumplir.”
Terminado el edificio de la estación Patagones, los depósitos, galpón de máquinas, vivienda para los empleados, desvíos, etc., la línea fue inaugurada, oficialmente, el “20 de abril de 1.922”.

Una crónica del diario LNP, del 22 de abril de 1.922, menciona el acontecimiento de la siguiente forma :
“A las 14 hs., dos horas antes de la indicada para la llegada del tren oficial, numeroso gentío encaminábase ya hacia la estación donde el Escuadrón de Seguridad de La Plata, compuesto de sesenta plazas, inclusive la fanfarria y la banda de policía de la misma ciudad, compuesta a su vez por unos treinta músicos, formada en línea, aguardaba el instante de presentar  honores a los distinguidos huéspedes que se esperaban.
En el andén, un cordón de marinos de la Subprefectura y, agentes de policía velaban por que la avalancha de público no invadiera las plataformas.
A las 15 hs. tras varias bombas que oficiaban de llamada a los rezagados, salía desde el Palacio Municipal, hacia la estación, la comisión de festejos, autoridades comunales e invitados especiales.
Eran las 15,45 hs. cuando a la distancia apareció la primera columnita de humo de la máquina, un solo grito de entusiasmo y satisfacción se confundió con el estruendo de las bombas que daban la bienvenida al monstruo de hierro, precursor de progreso y adelanto. Algunos minutos después ante la ola humana que a duras penas podían contener los guardias destinados a ese objeto, entraba en la estación entre los estruendosos ¡vivas! de la multitud y una marcial marcha de la banda, el tren, compuesto por 15 coches y tirado por dos máquinas una de las cuales era La Maragata, cariñoso nombre con que fue bautizada la primera locomotora que llegó a Patagones, el memorable día del 22 de noviembre del año pasado.
Entre el ensordecedor clamoreo de delirante entusiasmo, descendió del penúltimo coche el gobernador de la provincia, ingeniero Don Luis Monteverde, acompañado por su numerosa y distinguida comitiva, los mismos se dirigieron al palco oficial, levantado en la estación donde fue escuchado el Himno Nacional.
Acto seguido el sr. Fernando Guerrico, presidente del Directorio del F.C.S., hizo uso de la palabra.
Habló luego el gobernador y, en nombre de las autoridades comunales, el sr. Enrique Mosquera.
Cerró la serie de discursos el sr. Pedro Antonio Serrano, presidente de la Comisión Pro-Ferrocarril que, con la efectividad de la unificación del ramal Stroeder – Patagones, terminaba su misión.
Acto seguido, la empresa del F.C.S. ofreció, en un gran tinglado construído al efecto, un lunch.
A la 21 hs. se realizó un banquete en el hotel Siglo XX, en el que tomaron asiento unas 150 personas.
Al servirse el champagne habló, en nombre del pueblo de Patagones el sr. Mitre y Vedia. Después lo hizo, en representación del Obispo de La Plata, monseñor Alberti, el reverendo padre, dr. R. Cabo Montilla.
Le sucedió en el uso de la palabra, en representación del Gobernador de la Provincia, el dr. Amílcar Mercader. Cerró los discursos el sr. Amadeo Videla.
A la noche en el Club Social dió comienzo al baile oficial. Media hora después la comitiva oficial se dirigió a la estación para abordar el tren de regreso”.

Además del sr. Guerrico, por el F.C.S., concurrieron al acto: J. M. Eddy, gerente general, H. Maclauskie, jefe de tráfico, R. Garrow, ingeniero en jefe, R. Stuart, subgerente del ferrocarril y, por supuesto, Arturo H. Coleman.

El tren oficial partía de Patagones a la 01 hs. de la madrugada del día 21, llegó a Plaza Constitución a las 19,20 hs. del mismo día, después de recorrer en total 1.834 km. sin inconvenientes.

Decía Arturo H. Coleman:
“La circunstancia de que la concesión fuera otorgada, primitivamente a un particular, con el ánimo de ser negociada a las empresas ferroviarias, fue un obstáculo que retardó, por veinte años a lo menos, el funcionamiento del ferrocarril de Bahía Blanca a Patagones.”

En realidad fue el F.C.B.A.P. el que no cumplió, como debía, con la construcción de la mencionada obra, ya que desde 1.908 en que se hizo cargo de la concesión referida, hasta comenzar las obras y  llegar a Stroeder pasaron 5 años y otros 8 años más hasta que el F.C.S. continuó con los trabajos, previa adquisición del ramal.

Arturo H. Coleman, también opinaba que el B.A.P. había invadido tierras, al hacerse cargo de la concesión:
“territorio que por su natural gravitación caía entre los que deberían estar servido por el F.C.S.”.
El tiempo parece que le dió la razón a mr. Coleman ya que el Buenos Aires y Gran Sud incorporó este ramal a sus vías y fue el que terminó la obra, comenzada por el B.A.P.

Años más tarde, en diciembre de 1931, fue habilitado por los F.F.C.C.E. (Ferrocarriles del Estado), el puente ferroviario que une  Patagones con Viedma, quedando de esta forma vinculada la línea a Patagones del F.C.S. con las vías del Estado

No hay comentarios:

Publicar un comentario